Mimachlamys varia

ZAMBURIÑA (Mimachlamys varia)

web

Ejemplar recubierto de esponja incrustante, probablemente del Género Suberites. Fijada por el biso a una valva de vieira (Pecten máximus) recubierta de una puesta de huevos. La masa translúcida de la izquierda es una ascidia

La zamburiña pertenece a la Familia de los Pectínidos, que engloba bivalvos tan conocidos como la Vieira o la Volandeira. Todas ellas se distinguen por su aceptación culinaria aunque no siempre son bien diferenciadas entre sí. El apellido “varia” hace relación a la gran diversidad cromática que puede presentar esta especie, discurriendo desde el blanco hasta el granate y pasando por amarillos, anaranjados o cremas. Frecuentemente los jóvenes son monocolores y a medida que crecen presentan bandas o parches de distinta tonalidad. Los individuos  juveniles suelen fijarse por el biso al sustrato (esos filamentos en forma de barbas que caracterizan a los mejillones), para pasar luego a una vida libre ya como adultos, en la que poseen incluso capacidad natatoria mediante el cierre brusco de las valvas, movimiento que les otorga la capacidad de avanzar “a reacción”. También es posible encontrarlas en ocasiones asociadas al estípite de las grandes algas, que es la zona abultada y nodosa por la que se fijan al benthos y que sirve de cobijo a numerosos seres.

Morfológicamente la concha es algo menos redondeada que su pariente la Vieira, pues se apunta hacia el umbo, que es la zona donde se unen ambas valvas. Es inequivalva, pues la valva derecha tiene un prominente entalle bisal en su oreja anterior. Las valvas no tienen gran diferencia de convexidad entre ellas como sucede en la vieira. Están surcadas por 25-35 costillas que hacia su extremo distal desarrollan unas protuberancias características en forma de escama. Las orejas, que son esas expansiones aladas que las valvas tienen en la zona próxima a su unión, son claramente desiguales en tamaño en la zamburiña, a diferencia de otros Pectínidos. Generalmente una es al menos el doble que la otra y esta diferencia se acentúa con la edad.

El tamaño alcanzado es de unos 6,5 cms. Viven desde la franja infralitoral hasta unos 80-100m de profundidad. Con frecuencia los pectínidos se recubren de esponjas incrustantes y el motivo parece ser una relación simbiótica, o sea, de beneficio mutuo. El bivalvo aportaría movilidad y sustrato de fijación a la esponja y ésta a su vez proporcionaría defensa al bivalvo. La esponja posee sustancias desagradables a los potenciales depredadores y además evitan la fijación de otros seres epibiontes sobre el animal que dificultarían su natación o la filtracion de agua para lograr su alimento. De hecho hay estudios acerca de estas substancias para aplicarlas como antifouling sobre los cascos de los barcos, para impedir la fijación de vida a la “obra viva” (parte del casco del barco que permanece dentro del agua). También en acuicultura de vieiras se han intentado “plantar” esponjas sobre las pequeñas vieiras para evitar la proliferación de organismos sobre la concha, que colapsan su desarrollo.

web

La esponja incrustante apenas permite apreciar las hileras de espinas a modo de escamas que recubren las costillas sobre la concha del animal. Bajo este indivdiduo observamos un par de ascidias y a la izquierda un ejemplar del bivalvo Dosinia exoleta.

Sábado, agosto 13th, 2011 Mimachlamys varia No hay comentarios
Robe De Mariée festklänningar Balklänning Robe De Mariée Robe De Mariée Balklänning