Orden arqueogasteropodos

OREJA DE MAR (Haliotis tuberculata)

 

Haliotis tuberculata-2   La Oreja de Mar (hali+otis = mar+oreja en griego) es un Molusco Gasterópodo Prosobranquio (Caracoles Marinos) del Orden Arqueogasterópodos. A este orden pertenecen lapas, peonzas y orejas de mar, y son el grupo evolutivamente mas antiguo dentro de los gasterópodos (arqueo=antiguo). Se caracterizan por ser ramoneadores de algas, que “pastorean” sobre el sustrato y por tener el interior de la concha nacarado, lo cual le da a sus conchas un bello aspecto irisado. Hay Orejas de Mar por todos los mares del planeta, existiendo unas 300 especies con ejemplares de hasta 30 cms.

   La Oreja de Mar, Abalón o Peneira, vive desde la inframareal hasta pocos metros de profundidad. Se aferra a las rocas, hallándose con frecuencia debajo de ellas o en grietas y piedras en zonas de desprendimientos. La coloración de la concha es muy variable, con un dibujo “marmóreo” en el que son frecuentes los tonos verdes y violáceos. Es fácil que pase desapercibida debido a su coloración y forma crípticas, y a que suelen encontrarse recubiertas de animales epibiontes, que le proporcionan camuflaje. Esta asociación constituye una relación simbiótica, pues estos viajeros a cambio de su trabajo como camufladores obtienen un medio de transporte gratuito. Las orejas de mar se trasladan con sorprendente velocidad, aunque si son molestadas se sujetan a la roca con firmeza mediante su gran pie en forma de ventosa, al  igual que sus primas hermanas las lapas. Tienen la peculiaridad de ser un molusco que se alimenta en su fase larvaria de microalgas bentónicas y en las fases juvenil y adulta de macroalgas, que ramonean del fondo; de ahí que el animal siempre esté asociado a fondos de poca profundidad en los que predominan los bosques de macroalgas. Tiene sexos separados, su reproducción es externa y se caracteriza por un crecimiento lento.

Ejemplar joven

Ejemplar joven mostrando el borde del manto, con su dibujo reticulado característico y con el borde rematado por numerosas prolongaciones filiformes, los tentáculos epipodiales. Poseen dos largas antenas con las que "tantean el terreno" en su avance y los ojos se encuentran en el extremo de dos pedúnculos bien definidos. (Isla de Rúa. Ría de Arosa).

   Poseen una concha única, que presenta un arrollamiento espiral con el eje de giro excéntrico. La última vuelta de la espira abarca casi toda la superficie de la concha. Posee además de este arrollamiento costillas radiales, que constituyen al cruzarse con las vueltas de las espiras diversos abultamientos. Estos se hacen más patentes a medida que el animal se desarrolla. Crecen hasta los 9 cms., aunque lo normal es que midan en torno a los 6. En la última vuelta de la concha y siguiendo el borde externo se encuentran unos agujeros alineados, por los que el animal exterioriza unos tentaculillos que son realmente pequeños sifones exhalantes. El agua circula hacia el interior de la cavidad del manto penetrando hacia la cavidad branquial entre el borde de la concha  y el pie, para salir a través de estos sifones (pueden observarse en la primera fotografía). Autores antiguos afirmaban que los orificios se iban cegando para formarse otros nuevos a medida que la concha crecía con el animal, de modo que el número se conservaría invariable. Esto es inexacto pues se encuentran individuos con 4, 5 y hasta 7 agujeros en la concha.

Diversos animales epibiontes se instalan sobre las orejas de mar que les sirven como transporte.

Diversos animales epibiontes se instalan sobre las orejas de mar que les sirven como transporte. En la imagen vemos barnaclas -cirrípedos- y un bivalvo. (Foto en la Ría de Ares. Islas Mirandas).

   Son animales apreciados para el consumo en Francia y especialmente en Japón, donde se consideran una delicatessen. En Tokio, el kilo de abalón cuesta 160 dólares y, si se trata de la variante “deshidratada” del lujoso producto, la cantidad puede ascender a 3.000 dólares. Se come su pie musculoso que posee una carne dura pero sabrosa, estando especialmente en sazón en los meses de Agosto y Septiembre.  Existen proyectos de cría tambien en Galicia. En Canarias se puede hablar de una subespecie Haliotis tuberculata coccinea, que tradicionalmente fue explotada a nivel local y para la que, en los últimos años, se ha observado una reducción muy importante de las poblaciones. Existen diversas subespecies, entre las cuales está la que antes se conocía como Haliotis lamellosa (Lamarck , 1822) que no es sino una variante que muestra como arrugas radiales elevadas en la superficie de la concha. Esta variante es bastante común en el Mediterráneo.

Viernes, Febrero 19th, 2010 Haliotis tuberculata No hay comentarios

Acmaea virginea

acmaea-virginea

Ejemplar junto al borde del manto de una Oreja de Mar (H.tuberculata)

   Este pequeño animal es una diminuta especie de lapa que alcanza tan solo 1,25 cms de longitud. Vive generalmente por debajo del límite de la bajamar y se alimenta de diatomeas y otras algas microscópicas que “pastan” por la superficie del fondo. Se caracteriza por el ápice excéntrico de laconcha y las bandas rojizas radiales aunque la coloración admite variaciones importantes.

   Este ejemplar lo descubrí por casualidad tras fotografiar una oreja de mar (Haliotis tuberculata). Cuando practico la macrofotografía,  tras inmortalizar a algún animal pequeño con frecuencia descubro, al llegar a casa y ver la foto ampliada en el ordenador, algún otro animal todavía más minúsculo que a simple vista no había sido capaz de descubrir. Si os fijáis en esta foto aun puede verse en el borde inferior izquierdo otro animalillo menor, probablemente un isópoco microscópico, pero los pixels ya no dan para más,…

   Es muy frecuente que este y otros gasterópodos pequeños utilicen las conchas de otros moluscos como sustrato sobre el que “instalarse”. En unas ocasiones lo hacen sobre conchas vacías y en otras sobre el propio animal vivo, con lo cual encima obtienen movilidad gratuita y quien sabe si hasta “servicio de proteccion” o ventajas como comensal, aprovechando los restos de comida del hospedador. Estos organismos se llaman epibiontes, lo cual significa “formas de vida que viven sobre otras”.

acmaea-virginea-y-nudibranquio

Dos individuos sobre una concha vacía de bivalvo sobre la que se pasea el nudibranquio Facelina annulicornis.

 

Viernes, Octubre 16th, 2009 Acmaea virginea No hay comentarios
Robe De Mariée festklänningar Balklänning Robe De Mariée Robe De Mariée Balklänning