Clase Cefalópodos

PUNTILLA (Alloteuthis subulata)

Vista lateral de un especimen. Inmersión nocturna en la Ría de Arosa.

Vista lateral de un especimen. Inmersión nocturna en la Ría de Arosa.

Este cefalópodo tiene un cuerpo estilizado y frecuenta aguas situadas sobre fondos arenosos y rocosos. Alcanza unos 20 cms de longitud, siendo el macho algo más largo y apuntado en su parte posterior. Hay una especie muy afín que apenas se distingue de esta: el A. media. Tan solo se diferencia por tener la aleta oblicua en lugar de paralela al lateral del cuerpo y la cabeza ligeramente más ancha que el manto, mientras que A. subulata la tiene algo más estrecha. Su color es translúcido con puntos de colores pardo-rojizos (los cromatóforos). Son pequeñas vesículas llenas de pigmento que aumentan y disminuyen su tamaño según el  estado anímico del animal o sus necesidades de camuflaje, como sucede en la mayoría de los cefalópodos. El área de distribución de ambas especies es prácticamente similar, incluyendo aguas atlánticas y mediterráneas. La mayoría de las veces no se hace distinción entre ambas y se conocen en conjunto como “puntillas” o incluso se les considera “chipirones”, pensando que son calamares comunes (Loligo spp) todavía juveniles. De hecho pertenecen a la misma familia de estos, denominada Loliginae.

Es fácil atraer a estos animales en las inmersiones nocturnas, pues se ven atraídos por la luz de los focos de inmersió.

Es fácil atraer a estos animales en las inmersiones nocturnas, pues se ven atraídos por la luz de los focos.

aljkf

Viernes, Abril 8th, 2011 Alloteuthis subulata No hay comentarios

PULPO (Octopus vulgaris)

 

Pareja de ejemplares en aguas de Gerona. Suelen encontrarse en cuevas o próximos a ellas.

Pareja de ejemplares en aguas de Gerona. Suelen encontrarse en cuevas o próximos a ellas.

   Los pulpos pertenecen al Orden Octópodos, los cuales se caracterizan por tener 8 brazos y salvo excepciones (Argonautas) carecer de conchas interna o externa. La única parte semi-dura de un pulpo es una formación pseudocartilaginosa que hace las veces de cráneo y que aún así posee cierta elasticidad. Esta característica hace que tengan una flexibilidad excepcional, pudiendo un ejemplar de unos 2 kilogramos pasar por un orificio de poco más de 2 cms de diámetro.  

   El tamaño del pulpo común varía enormemente segun la literatura , pero lo habitual son tamaños de hasta 1m y unos 4-5 kgs de peso. No obstante hay citas de animales de hasta 3 m. de apertura de brazos. Yo he visto una fotografía de un ejemplar de 23 kgs. de peso que debía de alcanzar ese tamaño o cerca.

  Viven desde la zona litoral hasta unos 100m. de profundidad y se localizan habitualmente en agujeros en la roca o incluso en la arena, donde suelen rodearse de piedras o incluso de conchas de los moluscos que han comido, utilizando estos objetos como escudo protector al fijarlos con las ventosas de los brazos. Suelen estar más activos por la noche, permaneciendo en sus agujeros durante el día. El género Octopus se caracteriza por tener 2 filas de ventosas a lo largo de sus patas, a diferencia del otro género que podemos encontrarnos (Eledone) que tan solo posee una. Carecen de aletas aunque a veces la membrana que une las patas puede estar más o  menos desarrollada (sobre todo en otras especies del orden).

   Son depredadores de moluscos, crustáceos y peces a los que sujetan y envuelven con sus patas para devorarlos con fruición con su pico de loro. Como el resto de cefalópodos tienen una excelente visión y son también maestros del camuflaje, tanto cromático como disruptivo (camuflaje por la forma), pudiendo su piel erizarse a modo de protuberancias o verrugas para acomodarse al entorno y desfigurar su contorno. Tienen un comportamiento complejo y han presentado cierta inteligencia en pruebas etológicas (de comportamiento). Han demostrado, por ejemplo, ser capaces de resolver problemas como sacar el corcho de una botella para extraer un cangrejo del interior y cosas por el estilo.

La cabeza en forma de saco puede contraerse expulsando el agua por un tubo llamado sifón lo cual hace propulsarse al animal a reacción. Podeos observar tras el sifon la abertura que da paso a la cavidad del manto donde se alojan las branquias.

La cabeza en forma de saco puede contraerse expulsando el agua por un tubo llamado sifón lo cual hace propulsarse al animal "a reacción". En esta foto podemos observar tras el sifon la abertura que da paso a la cavidad del manto, en la cual se alojan las branquias mediante las cuales el animal respira.

    Los sexos están separados y en invierno se acercan a la costa donde se agrupan para la reproducción que puede acontecer durante todo el año, pero sobre todo en primavera y otoño. La hembra pone de 100 a 300 millares de huevos que fija en huecos protegidos del fondo. Hay estudios que sugieren que podría mantener los huevos ya fecundados dentro del manto a la espera del momento más favorable para su deposición. La hembra cuida la puesta hasta la eclosión de los huevos y suele morir después, por lo que raramente pone más de un par de puestas. Por este motivo casi todos los ejemplares de mas de 22-25 cms de manto son machos. La madurez se da con 8cms de manto para las hembras y 12 para los machos.

Se cree que alcanzan unos dos kilos de peso al año de vida y que los machos crecen más rápido que la hembras. Hasta ahora conocer la edad de un pulpo común (Octopus vulgaris) era misión imposible. Investigadores chilenos y españoles han conseguido averiguarlo analizando una pequeña estructura cartilaginosa de unos cinco centímetros, llamada estilete, que esconden en su cabeza.

   En una serie de experimentos con ejemplares capturados en aguas de Galicia y el Mediterráneo, los biólogos comprobaron que el estilete, vestigio de una primitiva concha, acumula una capa de tejido por cada día de vida, de forma similar a los anillos que se forman en los troncos de los árboles.

En el agua se desplazan expulsando el agua de forma brusca por el sifón, caminando por el fondo con sus 8 patas o mediante movimientos pseudoondulatorios rizando los extremos de sus patas.

En el agua se desplazan expulsando el agua de forma brusca por el sifón, caminando por el fondo con sus 8 patas o mediante movimientos pseudoondulatorios rizando los extremos de sus patas.

Cuando se sienten amenazados y no tienen donde ocultarse vuelven las patas sobre la cabeza poniéndose como una flor. De este modo protegen su punto vulnerable que es el la de la cabeza.

Si se sienten amenazados y no tienen donde ocultarse vuelven las patas sobre la cabeza adoptando una pose "como de flor". De este modo protegen su punto vulnerable que es la cabeza.

 

Cuando están en los agujeros de las rocas presentan siempre un brazo por delante a modo de barrera protectora y ante un peligro cogen piedras o conchas con sus ventosas haciendo con ellas una barrera protectora.

Cuando están en los agujeros de las rocas presentan siempre un brazo por delante a modo de barrera protectora y ante un peligro adhieren piedras o conchas a sus ventosas disponiéndolas como un escudo.

Son animales voraces que viven solo un par de años y crecen rápidamente. Este ejemplar está dándose un banquete con una navaja que ha capturado. La está comiendo mientras se sujeta al tallo de una laminaria camuflado por el jaspeado de sus pigmentos cutáneos y las protuberancias que ha provocado en su piel.
Son animales voraces que se cree que viven solo un par de años y crecen rápidamente. Este ejemplar está dándose un banquete con una navaja que ha capturado. La está devorando mientras se sujeta al tallo de una laminaria camuflado por el jaspeado de sus pigmentos cutáneos y las protuberancias que ha provocado en su piel. Comen crustáceos, peces y moluscos. También otros cefalópodos e incluso congéneres de menor tamaño (canibalismo).
Jueves, Noviembre 19th, 2009 Octopus vulgaris No hay comentarios

SEPIA, JIBIA Ó CHOCO (Sepia officinalis)

 

 

Ejemplar fotografiado en Playa Cancajos (Isla de La Palma)

Ejemplar fotografiado en Playa Cancajos (Isla de La Palma).

   La sepia conforma junto con el pulpo la pareja de cefalópodos por excelencia, son los más conocidos y los de mayor consumo humano, existiendo dentro de ambos tipos de animales infinidad de especies.

   Dentro del Phylum Moluscos (“animales de cuerpo blando”; Mollus=blando), se encuadran en la Clase Cefalópodos (“con pies en la cabeza”) y dentro de esa clase en el Orden Decápodos (“poseedores de diez patas”). De esas 10 patas, que tienen cierta capacidad para elongarse, hay dos que destacan especialmente por su longitud y por tener una función algo especial, pues acaban en una especie de pala con ventosas que “lanzan” sobre sus presas alargando súbitamente los brazos como un verdadero disparo. 

   Suelen denominarse chocos a los ejemplares jóvenes y sepias o jibias a los adultos. Viven desde el litoral hasta los 250m. de profundidad y hacia la primavera se acercan a la costa para la reproducción, juntándose en grupos de varios machos en torno a una hembra. Una de las patas (la más ventral del lado izquierdo) adopta una forma especial en los machos, constituyendo el llamado brazo hectocótilo, que sirve en el momento del cortejo para que el macho introduzca su paquete de espermatozoides (espermatóforo) en el interior del manto de la hembra. Esto sucede al remate de un abrazo frontal de ambos que ejecutan como final de una danza nupcial bastante peculiar. Después de la fecundación, la hembra pone los huevos sobre estructuras del fondo como gorgonias o algas. Estos huevos recuerdan exactamente a racimos de uvas negras. Si retiramos la envoltura negra de un huevo, vemos que en el interior de la masa translúcida que nos queda, se vislumbra ya un pequeño individuo en el que se distingue como un puntito negro lo que será la bolsa de la tinta.

Puesta de choco fijada sobre una rama de gorgonia. Podemos observar que los huevos recuerdan a un racimo de uvas negras en forma y tamaño.

Puesta de choco fijada sobre una rama de gorgonia. Podemos observar que los huevos recuerdan a un racimo de uvas negras en forma y tamaño.

   Las sepias son depredadoras voraces y maestras del camuflaje. Nadan entre aguas o yacen apostadas entre algas o piedras al acecho de sus presas. También es frecuente que se entierren en lechos de arena o grava a la espera de presas circulantes. Se nutren de peces o crustáceos a los que atacan con su fuerte pico, que recuerda totalmente al de un loro. Con la mordedura, inyectan a sus presas un tóxico presente en su saliva que las aturde.

   Para desplazarse pueden hacerlo lentamente mediante ondulaciones de las aletas que posee a lo largo de los dos lados del cuerpo o bien hacerlo con toda rapidez por un sistema de impulso “a reaccion”. Para ello impelen agua dentro del manto de su cuerpo y la expulsan de forma brusca por un tubo o sifón, que pueden dirigir modificando su trayectoria. En caso de temer por su integridad pueden vaciar al mismo tiempo la glándula de la tinta, dejando en el agua unos momentos de oscuridad, preciosos para aturdir y despistar al posible depredador.

Este ejemplar se ha enterrado en la arena camuflado en espera de alguna presa ocasional. Deja un orificio tras el ojo para que entre el agua al interior de la cavidad del cuerpo (el manto) donde se alojan las branquias.

Este ejemplar se ha enterrado en la arena camuflado en espera de alguna presa ocasional. Deja un orificio tras el ojo para que entre el agua al interior de la cavidad del cuerpo (el manto) donde se alojan las branquias.

El camuflaje incluye además de un patrón similar en color al del entorno, la posibilidad de que la piel forme a modo de protuberancias o abultamientos que imitan también el relieve del entorno.

El camuflaje incluye además de un patrón similar en color al del medio, la posibilidad de que la piel forme a modo de protuberancias o abultamientos que imitan también el relieve del entorno.

Detalle de un ojo. Como buenos predadores poseen uno de los ojos más desarrollados y complejos que existen entre los invertebrados. La piel posee unas vesículas llamadas cromatóforos, que estan llenas de pigmentos de color rojo, negro o marrón. Según se contraigan o expandan estas vesículas por la acción de fibras musculares que las delimitan, el animal cambia los patrones de color. Esto está regulado por la excitación nerviosa de dichas fibras, de modo que el cambio de carácter súbito puede provocar por ejemplo un cambio brusco de color. Como un incendio en el aspecto. Son los puntitos de colores que se aprecian en la fotografía.

Detalle de un ojo. Como buenos depredadores que son, poseen uno de los ojos más desarrollados y complejos que existen entre los invertebrados. La piel posee unas vesículas llamadas cromatóforos, que estan llenas de pigmentos de color rojo, negro o marrón. Según se contraigan o expandan estas vesículas por la acción de fibras musculares que las delimitan, el animal cambia los patrones de color. Esto está regulado por la excitación nerviosa de dichas fibras, de modo que por ejemplo un cambio de carácter súbito, puede provocar un cambio brusco del color del animal, como si se tratase de un incendio en su aspecto. Son los puntitos de colores que se aprecian en la fotografía.

Choco con un blenio recien capturado.

Choco con un blenio recien capturado.

 

No cede la presa al tirarle de ella pues está entusiasmado con ella.

No cede la presa cuando le tiro de ella pues está entusiasmado con su captura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posición típica de caza con los dos tentáculos superiores erectos. Es frecuente verlos en esta posición entre las algas o en la corriente a la espera de presas. Con frecuencia se encuentran así dispuestos grupos de individuos jóvenes.

Posición típica de caza, con los dos tentáculos superiores erectos. Es frecuente encontrarlos en esta pose entre las algas o en la corriente, a la espera de presas. No es difícil tampoco el ver en esta actitud a grupos enteros de individuos jóvenes.

Jueves, Noviembre 19th, 2009 Sepia officinalis No hay comentarios
Robe De Mariée festklänningar Balklänning Robe De Mariée Robe De Mariée Balklänning