Sepia officinalis

SEPIA, JIBIA Ó CHOCO (Sepia officinalis)

 

 

Ejemplar fotografiado en Playa Cancajos (Isla de La Palma)

Ejemplar fotografiado en Playa Cancajos (Isla de La Palma).

   La sepia conforma junto con el pulpo la pareja de cefalópodos por excelencia, son los más conocidos y los de mayor consumo humano, existiendo dentro de ambos tipos de animales infinidad de especies.

   Dentro del Phylum Moluscos (“animales de cuerpo blando”; Mollus=blando), se encuadran en la Clase Cefalópodos (“con pies en la cabeza”) y dentro de esa clase en el Orden Decápodos (“poseedores de diez patas”). De esas 10 patas, que tienen cierta capacidad para elongarse, hay dos que destacan especialmente por su longitud y por tener una función algo especial, pues acaban en una especie de pala con ventosas que “lanzan” sobre sus presas alargando súbitamente los brazos como un verdadero disparo. 

   Suelen denominarse chocos a los ejemplares jóvenes y sepias o jibias a los adultos. Viven desde el litoral hasta los 250m. de profundidad y hacia la primavera se acercan a la costa para la reproducción, juntándose en grupos de varios machos en torno a una hembra. Una de las patas (la más ventral del lado izquierdo) adopta una forma especial en los machos, constituyendo el llamado brazo hectocótilo, que sirve en el momento del cortejo para que el macho introduzca su paquete de espermatozoides (espermatóforo) en el interior del manto de la hembra. Esto sucede al remate de un abrazo frontal de ambos que ejecutan como final de una danza nupcial bastante peculiar. Después de la fecundación, la hembra pone los huevos sobre estructuras del fondo como gorgonias o algas. Estos huevos recuerdan exactamente a racimos de uvas negras. Si retiramos la envoltura negra de un huevo, vemos que en el interior de la masa translúcida que nos queda, se vislumbra ya un pequeño individuo en el que se distingue como un puntito negro lo que será la bolsa de la tinta.

Puesta de choco fijada sobre una rama de gorgonia. Podemos observar que los huevos recuerdan a un racimo de uvas negras en forma y tamaño.

Puesta de choco fijada sobre una rama de gorgonia. Podemos observar que los huevos recuerdan a un racimo de uvas negras en forma y tamaño.

   Las sepias son depredadoras voraces y maestras del camuflaje. Nadan entre aguas o yacen apostadas entre algas o piedras al acecho de sus presas. También es frecuente que se entierren en lechos de arena o grava a la espera de presas circulantes. Se nutren de peces o crustáceos a los que atacan con su fuerte pico, que recuerda totalmente al de un loro. Con la mordedura, inyectan a sus presas un tóxico presente en su saliva que las aturde.

   Para desplazarse pueden hacerlo lentamente mediante ondulaciones de las aletas que posee a lo largo de los dos lados del cuerpo o bien hacerlo con toda rapidez por un sistema de impulso “a reaccion”. Para ello impelen agua dentro del manto de su cuerpo y la expulsan de forma brusca por un tubo o sifón, que pueden dirigir modificando su trayectoria. En caso de temer por su integridad pueden vaciar al mismo tiempo la glándula de la tinta, dejando en el agua unos momentos de oscuridad, preciosos para aturdir y despistar al posible depredador.

Este ejemplar se ha enterrado en la arena camuflado en espera de alguna presa ocasional. Deja un orificio tras el ojo para que entre el agua al interior de la cavidad del cuerpo (el manto) donde se alojan las branquias.

Este ejemplar se ha enterrado en la arena camuflado en espera de alguna presa ocasional. Deja un orificio tras el ojo para que entre el agua al interior de la cavidad del cuerpo (el manto) donde se alojan las branquias.

El camuflaje incluye además de un patrón similar en color al del entorno, la posibilidad de que la piel forme a modo de protuberancias o abultamientos que imitan también el relieve del entorno.

El camuflaje incluye además de un patrón similar en color al del medio, la posibilidad de que la piel forme a modo de protuberancias o abultamientos que imitan también el relieve del entorno.

Detalle de un ojo. Como buenos predadores poseen uno de los ojos más desarrollados y complejos que existen entre los invertebrados. La piel posee unas vesículas llamadas cromatóforos, que estan llenas de pigmentos de color rojo, negro o marrón. Según se contraigan o expandan estas vesículas por la acción de fibras musculares que las delimitan, el animal cambia los patrones de color. Esto está regulado por la excitación nerviosa de dichas fibras, de modo que el cambio de carácter súbito puede provocar por ejemplo un cambio brusco de color. Como un incendio en el aspecto. Son los puntitos de colores que se aprecian en la fotografía.

Detalle de un ojo. Como buenos depredadores que son, poseen uno de los ojos más desarrollados y complejos que existen entre los invertebrados. La piel posee unas vesículas llamadas cromatóforos, que estan llenas de pigmentos de color rojo, negro o marrón. Según se contraigan o expandan estas vesículas por la acción de fibras musculares que las delimitan, el animal cambia los patrones de color. Esto está regulado por la excitación nerviosa de dichas fibras, de modo que por ejemplo un cambio de carácter súbito, puede provocar un cambio brusco del color del animal, como si se tratase de un incendio en su aspecto. Son los puntitos de colores que se aprecian en la fotografía.

Choco con un blenio recien capturado.

Choco con un blenio recien capturado.

 

No cede la presa al tirarle de ella pues está entusiasmado con ella.

No cede la presa cuando le tiro de ella pues está entusiasmado con su captura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posición típica de caza con los dos tentáculos superiores erectos. Es frecuente verlos en esta posición entre las algas o en la corriente a la espera de presas. Con frecuencia se encuentran así dispuestos grupos de individuos jóvenes.

Posición típica de caza, con los dos tentáculos superiores erectos. Es frecuente encontrarlos en esta pose entre las algas o en la corriente, a la espera de presas. No es difícil tampoco el ver en esta actitud a grupos enteros de individuos jóvenes.

Jueves, noviembre 19th, 2009 Sepia officinalis No hay comentarios
Robe De Mariée festklänningar Balklänning Robe De Mariée Robe De Mariée Balklänning