Fotos de Ambiente

Para la mayoría de autores, la fotografía submarina de ambiente de calidad, es la que refleja la consagración de un fotógrafo submarino. Esto se debe a que la foto macro o de aproximación se basa generalmente en la iluminación artificial (con flash), mientras que la fotografía de ambiente, con o sin modelo, ha de balancear el uso de dos iluminaciones -la natural del sol y la del flash-, sin que ninguna de ellas prepondere o domine sobre la otra, provocando un aspecto artificial.

El uso ideal del flash en ambientes se logra cuando no se percibe que se ha usado el flash.

Otro ejemplo de buen equilibrio entre luz natural y artificial.

A a la mayoría de la gente le sorprende la gran variedad de colores que pueden encontrarse en aguas oscuras como las gallegas. solo con la luz del flash se pueden descubrir las maravillas de color del fondo, pues los colores van desapareciendo progresivamente con la profundidad, empezando por los rojos y acabando en los azules.

Bajos frente a la ensenada de San Amaro en La Coruña.

Rojos y naranjas son los primeros en absorberse de todo el espectro de luz. A 10 metros de profundidad ya no existen. Pero con la potente, aunque fugaz, luz de los flashes se recupera la explosión cromática de la vida…

Mi compañero Jaime (es el de la izquierda 🙂 en un campeonato en la Ría de Aldán.

Cuando se incluye la imagen humana en los ambientes, se debe procurar que no reste protagonismo al sujeto principal. También hay que evitar los reflejos en los cristales de las gafas del buceador para conservar visión de la mirada. Por eso el modelo ha de mantener un ángulo adecuado respecto al fotógrafo, que permita iluminar sus ojos, pero al mismo tiempo evite reflejos indeseados.

Cueva en el punto de inmersión “Salto del Cabrón”, próxima a Cala Montjoi en Gerona. No me preguntéis el porqué del nombre…

La ortodoxia dice que los modelos han de aguantar la respiración para evitar las burbujas en las fotos. Sin embargo alguien dijo en alguna ocasión que las reglas estan para romperlas. En este caso aportan profundidad y dimension a la imagen con su recorrido hacia la superficie. Además, al virar la foto al blanco y negro, la última exhalación ancla la mirada en un punto de interés centrado que equilibra la imagen.